lunes, 1 de febrero de 2016

Poco a poco...



Vila, quinta-feira 15 de Outubro de 2015
Aniversário da consagração da Ir.-mana Estrela Arjomil Soto
Santa Teresa de Ávila

                La burocracia en Mozambique ha ido mejorando en estos últimos años, por lo menos en lo que a mí me toca: el DIRE. Fuimos Paco, Aurora y yo a Maputo. Aurora y yo para renovar el DIRE, y Paco para compras y asuntos varios. Aurora en su eterno despiste no llevó el DIRE así que tendrá que volver mañana.
                Primero fuimos a Recheio para comprar la harina (360 sacos de 10kg) y de ahí salimos para el obispado para solicitar el documento que nos acredita como misioneros que trabajamos para la Archidiócesis de Maputo. Con el papel nos fuimos a los Asuntos religiosos de Matola, donde como siempre, fueron diligentes y serviciales. La última parada fue en los Servicios de Migración de Matola donde recogieron mis documentos, me sacaron la foto, pagué religiosamente los 19.200 meticales (que ahora con la caída del metical son unos 408€). Yo feliz y Aurora no tanto, regresamos a Maputo a buscar a Paco.
                Allí tuve que moverme para diferentes compras del Complejo parroquial. Poco a poco voy haciendo que la casa sea un poco más acogedora y tenga lo necesario para vivir. Ahora estoy preocupado con las sábanas, porque dentro de 15 días estarán aquí los seminaristas y no encuentros las apropiadas para estos colchones de ¾.
                Regresamos ya de noche, porque también yo tuve mi olvido dejándome en el Mica mi mochila, por lo que tuvimos que volver a la ciudad cuando ya estábamos saliendo.

                Ni bongile! Mis dos grandes objetivos en Maputo: harina y DIRE, fueron superados con éxito. No siempre se consigue lo que se quiere, así que me siento satisfecho del viaje, aunque el cansancio de conducir, de subir y bajar, y el estrés típico de la ciudad, hacen que ahora esté deseando unirme al sueño de Morfeo. Gracias Señor por abrirme los caminos, por la suerte de tener luz en Maputo y Matola en los lugares donde teníamos asuntos pendientes.

No hay comentarios: