miércoles, 13 de febrero de 2019

Sólo tu lluvia serena y la vitalidad de los niños, nos han dado fuerzas para seguir apostando por la vida.




Songo, quarta-feira aos 23 de janeiro de 2019

            La noticia que abrió el telediario es la muerte del sudafricano que estaba detenido en Cabo Delgado acusado de terrorismo. Unos medios dicen que falleció en la prisión y otros que en el hospital, y aseguran que fue por muerte natural («naturalmente» que alguien se muere si lo torturan). Un ministro salió diciendo que no tenía noticias, pero que se seguirá el proceso legal para los extranjeros que mueren en Mozambique. Me impresionó que no mostró ni el más mínimo sentimiento, ni expresó su pésame a la familia… nada.
            Un día más los acólitos estuvieron por aquí de visita sentados en la baranda charlando plácidamente. Y además tuvimos una lluvia preciosa, abundante y serena, que parece decir: «Este año nadie pasará hambre en esta región».


            Cuando ya era de noche, llegó una visita inesperada: el abuelo de la niña de cinco años que tiene tumor cerebral y pide ayuda para ser operada en la India. Inmediatamente recordé a Sofía, a Guachico… y todo lo vivido hace unos años. Aquí el drama es aún mayor, porque en Mozambique no hay forma de operar esos pacientes tan frágiles. Se me partía el alma sólo de ver al abuelo contando todo lo que están haciendo por salvar a su nieta.



Tatenda! Anoche llamaron a Alberto desde Girona para decirle que había fallecido su hermano Aureli el día 16 de enero, cuando tenía 84 años. Alberto es el mayor de seis hermanos, aunque han muerto los dos que le siguen. Se lo notaba triste, aunque eso no le ha impedido seguir su rutina diaria. Señor, hoy ha sido un día con noticias de enfermedad y muerte, sólo tu lluvia serena y la vitalidad de los niños, nos han dado fuerzas para seguir apostando por la vida.

lunes, 11 de febrero de 2019

«La Iglesia Universal no es una religión, sino un lugar para la fe».


Songo, terça-feira aos 22 de janeiro de 2019
Aniversário de Fefli-Valsequillo

            Qué diferentes somos y qué caminos tan diferentes hemos seguido las iglesias cristianas! Nos invitaron a la inauguración de un templo de la Iglesia Universal del Reino de Dios, y allí estuve rezando y aprendiendo cómo otras iglesias entienden la fe.
            Lo que primero me llamó la atención fue algo que repitieron varias veces: «La Iglesia Universal no es una religión, sino un lugar para la fe». De tal forma, que dejaban caer que allí podían rezar todas las personas, sean de la religión que sean, es decir, que no hay conflicto con otros credos, siempre que se tenga fe. Además de ser algo típico de las iglesias de la reforma, vi que es una manera eficaz de atraer feligreses, porque les hacen creer que entrar allí y rezar con ellos, no entra en contradicción con la religión a la que pertenecen… Y sinceramente, creo que esa idea tiene mucho éxito.
            Pronto comenzaron las curaciones. Hoy el obispo brasileño dijo que quería curar a las personas que tenían depresión, y explicó lo que era. En el salón éramos más de 200 personas, pues cuando el obispo pidió que se acercasen los que incluso habían pensado en quitarse la vida porque tenían una fuerte depresión, se acercaron unos 150. Comenzó a seleccionar algunas personas y las subía al altar, les imponía las manos y en «3 minutos les curaba la depresión» -eran sus mismas palabras- y luego la gente comentaba que ya no tenían depresión. Dos mujeres empezaron a gritar y a dar golpes a los pastores que estaban curándolas, como si estuviesen poseídas por el Mal, hasta que al final eran curadas.
            También me llamó la atención su forma de consagrar a los pastores. El primero fue consagrado porque vendió su casa para donar el dinero con el fin de construir el templo que estábamos inaugurando. Allí mismo, se puso de rodillas con su esposa y los ungió con aceite que tenía en una copa. Y luego, consagró a otro también con su esposa, y sin que él tampoco supiese que sería consagrado. El obispo preguntó a los presentes si había algún impedimento para su ordenación, y como no lo había, le pidió que se pusiese de rodillas para ser ungido.
            Otra parte importante de la ceremonia fue la oración para el éxito financiero y la colecta. Explicó que Dios nos lo da todo y nunca se acaba, y que cuánto más nos da más se multiplica, así que ahí está la raíz de nuestra oferta. Él nos lo ha dado todo primero, y nosotros si damos «seremos como Dios». E hizo una oración pidiendo el éxito económico, la riqueza, el progreso, etc… todo con una música de fondo en directo que creaba ambiente y con una fantástica puesta en escena, llena de emotividad y sentimientos.
            Me impresionó que en ningún momento se leyó la Biblia, aunque se hacían referencias constantes a Jesús.
            Tatenda! Cuando llegué a casa, Alberto estaba contando a unos adolescentes cómo nació su vocación sacerdotal, y contaba que cuando era pequeño fue monaguillo y veía que el cura siempre se comía la ostia grande, hasta que un día pensó: «Yo también quiero comer esa ostia grande», y la única forma de conseguirlo era entrar en el Seminario...
          
            Gracias por este día en el que me reafirmo en mi fe y en mi religión, que no busca ni éxito económico, ni curación de enfermedades, sino sólo Tu Voluntad, sin necesidad de intentar manipular a quien es Todoamoroso, Todomisericordioso, Todoentregado por sus hijos. En Tus Manos estamos, llenos de agradecimiento.

sábado, 9 de febrero de 2019

La alegría me ayuda a mantenerme en pie.


Songo, segunda-feira aos 21 de janeiro de 2019
+12º Aniversário de Mamurri

+1º Aniversário de Chencho

            Serían más o menos las 7 de la mañana cuando nos enteramos de que el contendor había llegado, y rápidamente comenzamos a llamar a jóvenes para que ayudasen a descargarlo. Nos juntamos más de 20 personas y sólo acabamos sobre las 13h.
            Tengo la espalda para cogerla con palillos y agujetas por todo el cuerpo, sin embargo la alegría me ayuda a mantenerme en pie. Mientras descargábamos, los jóvenes se reían de las cosas que aparecían: televisores antiguos, y decían «de plasma»; camisetas del Sporting de Lisboa, y decían «para ver la Champion’s League»; un teléfono de juguete, y decían «está aquí tu Samsung 8»… y así con muchas cosas que iban encontrando.
            Comenzaron a aparecer muchas mochilas y cada uno se fue poniendo una mochila en la espalda, y cada vez que aparecía algo que les gustaba, lo echaban dentro, aunque todo lo que llevaban eran cosas de muy poco valor: pequeños diccionarios, juguetes, una camiseta, una gorra…
            El contenedor estaba hasta los topes de cosas, pero muy desordenadas, lo cual hace que ahora tengamos un doble trabajo, pues gran cantidad de ropa, juguetes y material clínico estaba fuera de cajas y ahora se han estropeado y mezclado con el resto. 


            Se me confirma una vez más que África es el vertedero de Europa: el 100% de la ropa y calzado eran usados, latas de pintura viejas, lámpara de alto consumo, calderos y utensilios de cocina viejos, televisores del año catapún, libros y juguetes que ya ningún niño usa en Europa, muebles de segunda mano, etc… Prácticamente todo lo que ya no sirve, aunque todavía les queda vida útil. Lo único nuevo era el material clínico, pero desgraciadamente, no lo pusieron en cajas, sino suelto rellenando huecos, y se estropeó una parte.



            Tatenda! Bien sabes Señor, que no critico la buena voluntad de la gente que ha realizado este donativo con generosidad y con mucho esfuerzo y trabajo, pero sí me gustaría que nos ayudases a todos a adentrarnos en otro tipo de solidaridad que busque más el darse que el dar. En este día en que recuerdo a mi Amada madre, que ella interceda por esta «patria amada» que es Mozambique.

viernes, 8 de febrero de 2019

Que no busque Señor la verdad, sino la amistad.



Songo, domingo aos 20 de janeiro de 2019

            Me sorprendió una frase de Alberto hoy, cuando le preguntaba si le parecía bien que yo estuviese en la inauguración del nuevo templo de la Iglesia Universal del Reino de Dios. Me dijo: «La amistad está por encima de la verdad». Me pareció hermoso, porque lo dijo en referencia a que, si nos empeñamos en decir que nosotros somos la «iglesia verdadera», nos cerramos a todo lo bueno que tienen otras iglesias. Entonces es preferible tener relaciones de amistad y respeto, a cerrarnos y vivir en el orgullo de ser «la iglesia verdadera».
            Soy de la misma opinión, y además creo que esas amistades con otras religiones nos ayudan a ponernos en nuestro sitio, a entender otras formas de encuentro y diálogo con Dios y con los hermanos. Que la amistad sea el camino para esta anhelada Unidad de los Cristianos, que además imploramos hasta el día 25.
            Estamos esperando el contenedor, que parece que llegará esta noche. Mañana temprano lo vamos a descargar. Los acólitos y las jóvenes del internado vinieron a descargar, pero como no ha llegado, se quedaron de cháchara por aquí. Me encanta ese ambiente tan tranquilo y relajado, esas risas y bromas sanas, de estos jóvenes que pasan más tiempo en la iglesia que en su casa, quizá porque aquí encuentran un clima de acogida y alegría.

            


 Tatenda! Que no busque Señor la verdad, sino la amistad. Que no busque la Verdad de Dios, sino la Amistad con Dios. Que no busque la Verdad de la Religión, sino la Amistad con las Religiones. Que no busque la Verdad del otro, sino la Amistad con los otros. Quizá esas amistades nos ayuden a descubrir muchas verdades.

miércoles, 6 de febrero de 2019

¿Será que estoy en África «porque Dios me lo puso en el corazón»?


Songo, quinta-feira aos 17 de janeiro de 2019

            Las nuevas tecnologías de la comunicación han revolucionado la vida de las personas, y nos afectan cosas que a veces ocurren a miles de kilómetros de distancia. Ya no estamos tan lejos unos de otros. Hoy recibí un mensaje de whatsapp, de un señor de Vecindario-Gran Canaria, que pasó por el Stand de la Delegación Diocesana de Misiones y conoció el proyecto de Estrella. Su mensaje no me ha abandonado en todo el día.
La historia es muy simple, pero muy hermosa. Al conocer el proyecto de Estrella con los leprosos en Pemba, siente que debe hacer algo para ayudarla en su misión, y se pone inmediatamente manos a la obra. Pero lo que me impactó fue una frase que dijo intentando explicar el porqué de su empeño en colaborar: «Porque el Señor me lo ha puesto en el corazón».
Con esta frase llevo todo el día meditando, porque me interpeló en mi ser más profundo: ¿Será que estoy en África «porque Dios me lo puso en el corazón»? ¿Será que amo este pueblo «porque Dios lo puso en mi corazón»? ¿Cuál es mi motivación misionera, sacerdotal, humana o cristiana más profunda? Me ha parecido muy lindo, porque este señor ha puesto como centro y motor de su amor y solidaridad a Dios. No está él en centro, sino Dios. Es Dios quien lleva la iniciativa de nuestro amor, por eso es inexplicable que pudiendo gastar el dinero de mi trabajo en un capricho, puedo decidir donarlo a quienes más lo necesitan, aunque no los conozca. Es Dios quien pone ese amor en el corazón.

Tatenda! Por la noche hablé con Estrella sobre este asunto, y ella siempre repite: «¡Qué bueno es Dios!». Y tiene toda la razón del mundo: Tú eres Bueno porque pones en nuestros corazones amor, cariño, perdón, amistad, sueños y deseos de un mundo más hermano.