jueves, 11 de febrero de 2016

Primero DIOS...



Vila de Sábiè, terça-feira 27 de Outubro de 2015
               
                Estoy liado, liado, liado. Gracias a Dios lo llevo todo con alegría y sin perder mucho la paciencia. No es fácil organizarse porque surgen muchos imprevistos, pero consigo hacer lo programado en el día. Hoy fue un día donde no paré desde las 5 de la mañana hasta las 9 de la noche.
                Primero Dios! Celebré la eucaristía con las Hermanas. Luego, tuve que traer de la Misión para traer a Mozipho, Maphile e Dª Alzira, la familia que está en tratamiento de tuberculosis en la Misión, y mientras las atendían fue a llevar leña, comprar credelec, traer a los electricistas a la capilla, comprar comida para esta familia… Cuando regresé ya las habían atendido y nos fuimos a la Misión. Saludé a los niños y niñas y salí pitando para Matukwanyana, pero como estaba lloviendo sólo llegamos a Baptine. Visitamos algunos de los carenciados y regresamos con el coche hecho una pena.
                Llegué a casa a eso de las 14.30 para comer “la pascua” (a toda velocidad) porque tenía que avanzar algunas cosas en el ordenador antes de que llegase el Dr. Daniel. La reunión fue fantástica, acabó levantándome una incineradora para el hospital, cosa que haré con mucho gusto. Pero lo fundamental es que es un hombre joven, con ideas, con inmensas ganas de trabajar por el pueblo, de conocer las comunidades, de trabajar en equipo… Qué se yo! Muchas cualidades juntas, que parecen casi un sueño para este pueblo que ha estado casi abandonado durante siglos.

                Ni bongile! Un médico, me parece un sueño, mejor una bendición, un regalo tuyo para esta población tan sufrida. No sé cuánto tiempo estará aquí, pero por la intensidad con la que trabaja dejará huella. Está trabajando con cariño y con absoluta dedicación, sin estimar horarios de salida ni otros obstáculos. Tiene idea de hacer proyectos lo más sustentables posibles.

No hay comentarios: