domingo, 24 de enero de 2016

Un día lleno de emociones





Vila de Sábiès, Sabie´s Day, terça-feira 25 de Agosto de 2015
Aniversário do Baptismo do meu sobrinho Rafael

                Sentirse viejo en unos zapatos, fue esa mi sensación cuando esta mañana, después de levantarme temprano para tomar un “café con” curioseando por la ventana, ordené mi cuarto y me puse los zapatos. Estaban sucios, porque ayer fue un día de “guerra por la limpieza”, y casi sin darme cuenta pensé en mi ordenación sacerdotal, porque estos zapatos los estrené aquel hermoso día del 17 de Julio de 1999. Los zapatos tienen agujeros por debajo, y hace tiempo que quiero repararlos en la ciudad, pero sólo me acuerdo cuando los llevo puestos y piso agua… que se cuela al calcetín y me llega hasta el tuétano!! Así que estoy de vueltas con los zapatos en el día de mi regreso a Sábiè.
                Ha sido un día lleno de emociones desde temprano, y he disfrutado de cada una de ellas. Varias personas recordaron esta fecha, día de San Ginés, en que Paco y yo regresamos a Sábiè después de un pequeño destierro.
                En la Misión conocí a la señora que estará viviendo en la Casa de la Enfermera con sus dos niñas mientras hacen el tratamiento de tuberculosis. Ella tiene SIDA, su hija mayor no tiene, pero la menor tuvo un resultado “incierto” cuando le hicieron el test. Paco está muy preocupado porque la niña tiene 5 añitos y es preciosa. Son de Mugkakaza y le darán utilidad a la casa que tanto trabajo nos dio rehabilitar para que luego el Director Provincial no quisiese abrir la Maternidad de la Misión.
                Las educadoras siguen felices con su formación: aprenden bailes, canciones, técnicas y dinámicas… Toda una fiesta de alegría que será una bendición para los niños y niñas de las escuelitas.
               
Ni bongile! Hoy enterraron a Mateus, pero no me avisaron sobre la hora del entierro, así que no estuve. Desde aquí te doy gracias porque ya lo habrás acogido en el calor de tu Bondad. Y a mí dame zapatos viejos con los que seguir caminando mientras acompaño como pastor a este pueblo de Sábiè.

No hay comentarios: